La despedida que necesita

Como es nuestro servicio

Disponemos de un equipo altamente cualificado para realizar todo el proceso, durante el cual, damos tanto a la mascota como a sus dueños, un trato respetuoso, digno y profesional.

Primer paso

Recogida de tu mascota

Nos encargamos de realizar la recogida (en un breve plazo de tiempo de 2 a 24 horas máximo) por personal cualificado (somos gestores autorizados por la D.G.A.) en un contenedor individual isotermo en la Clínica Veterinaria o en su domicilio.

Segundo paso

Sala de despedida y espera

En nuestras instalaciones, hay un espacio donde podrá despedirse de su mascota (el tiempo que precise), así como asistir a la cremación, con total intimidad y comodidad.

“Este servicio sólo se realiza con cita previa.”

Tercer paso

Incineración individual

En este proceso, se recuperan la totalidad de las cenizas y son entregadas dentro de una urna, baúl, caja, etc. Junto al Certificado Oficial de Incineración, así como una huella de su mascota, realizada en escayola y pintada a mano.

Existe la posibilidad de asistir a dicha Incineración, mediante cita previa desde una sala de espera, habilitada para ello.

El propietario puede incluir un recordatorio (foto y texto) en nuestra Web, dentro de nuestro Cementerio Virtual.

La urna, la huella y el Certificado serán entregados en la Clínica Veterinaria o en su domicilio, en un breve plazo de tiempo.

Cuarto paso

Selección del contenedor

La elección está en función de lo que quieras hacer con las cenizas. Si decides esparcirlas o enterrarlas en una zona abierta (parque, jardín, etc.) puedes elegir una urna cilíndrica biodegradable (incluida en el precio).

Si decides guardarla en un sitio visible, dispones de una colección de urnas “base” tanto en cerámica como en madera, también incluidas en el precio.

También disponen de más modelos de urnas, cajas, etc. en función a su estilo decorativo, pudiéndolas elegir en la sección “Catálogo de urnas” (en este caso, con un pequeño incremento añadido al precio).

Por último, disponemos de unos colgantes italianos con forma de lágrima, realizados en cristal de murano y cadena de plata, en cuyo interior se introduce una cantidad simbólica de las cenizas. Estas joyas destacan por un perfecto acabado que no indican a primera vista, que en su interior, están dichas cenizas.

Último paso

Entrega de las cenizas

Las cenizas se entregarán en la urna “base” que usted elija (incluida en el precio del servicio) o en otra que elija del catálogo de urnas (con un incremento sobre el coste total).

Las cenizas siempre irán acompañadas del correspondiente Certificado Oficial de Incineración, así como de su huella en escayola y todo ello, entregado en su Clínica Veterinaria o en su domicilio.

Lo que nos hace únicos

Proceso completamente garantizado

Antes de comenzar el servicio se genera una ficha de trazabilidad que identifica a tu animal, para poder ralizar un seguimiento en todo el proceso para garantizar la identificación del animal en todo momento y de sus cenizas.

A continuación se saca un molde de su huella para poder realizar un detalle muy entrañable como recuerdo, el cual se puede incluir en un baúl muy bonito. Y si os habeis decidido por tener un recuerdo super exclusivo de llevar su ADN en un precioso articulo de joyería, lo extraeremos para la posteriormente intrudicirlo en dicha joya.

Joyas muy especiales

Joyas donde se fusionan diseño y tecnología para hacer brillar el ADN de tu mascota.
Recomendado

Preguntas frecuentes

Principales dudas de nuestros clientes

Puede que sea la primera vez que pases por este momento y desconozcas como gestionar todo, es por ello que intentamos resolver todas las dudas que puedan surgir.

Psicólogos especializados en la pérdida de un ser querido, aseguran que este proceso es necesario para reconocer y asumir el fallecimiento, despedirle y así poder iniciar el duelo.

Es uno más de la familia, merece algo más que acabar como “basura doméstica” (recogido por los Servicios de los correspondientes Ayuntamientos).

Por Ley (Reglamento CE nº1609/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de octubre de 2009) a raíz el “mal de las vacas locas”, está totalmente prohibido enterrar a los animales en un monte o descampado, incluso en terreno propio o jardín ya que pueden tener enfermedades contagiosas, contaminar aguas subterráneas o puede ser desenterrado por otro animal.

De esta manera, dignificamos la muerte del animal y controlamos un problema higiénico-sanitario, al evitar focos de infección así como el envenenamiento de cauces fluviales.

La cremación permite recuperar los restos de nuestra mascota y muchos piensan que es una manera de estar de vuelta en casa, igual que una fotografía, un recuerdo, etc. nos gusta tener cerca algo especial de nuestros seres queridos y como algún amigo nos dice, parece que nunca se fue.

De esta manera colaboramos con el medio ambiente, puesto que el proceso es totalmente ecológico y aunque en la combustión se producen gases, estos pasan a la cámara de poscombustión, donde se produce una depuración térmica que garantiza la ausencia de humos y olores, así como la destrucción de elementos biológicos activos.

Es el aceleramiento del proceso natural de descomposición de un cadáver, reduciéndolo a sus elementos básicos (fragmentos óseos) en un corto periodo de tiempo, mediante calor intenso y evaporación.

Depende de muchos factores, tales como el estado del animal (si estaba enfermo), peso y tamaño, edad, etc.

Dicho proceso empieza con el horno en vacío, por Ley, antes de introducir cualquier mascota (sea grande o pequeña) debemos subir la temperatura a 850 grados, una vez alcanza esa temperatura y una vez introducido el cuerpo, deberá volver a esa temperatura, como mínimo unos segundos, para evitar la emisión de dioxinas al exterior. Todas estas mediciones de temperaturas quedan registradas durante las 24 horas del día, 365 días al año, en un aparato digital de medición de temperaturas que se encuentra adherido al horno, y cuyos datos están guardados y puestos a disposición para cualquier inspección, control e informes que regularmente entregamos a la D.G.A o cualquier Organismo Público que lo solicite.

Resumiendo, hay poca diferencia de tiempo en la duración de todo el proceso, de una mascota pequeña a una grande, entre el encendido del horno y la finalización de la cremación, y podemos situarlo entre una hora y media hasta 3 horas.

Por nuestra profesionalidad y dedicación a los animales.

Cuando usted o su veterinario se pone en contacto con nosotros, recogemos todos los datos necesarios (nombre de la mascota, raza, nº microchip, peso del animal, color de pelo, etc.) y una vez realizado el traslado a La Morada de Noé, comienza nuestro protocolo de calidad, cotejando todos estos datos detallados en el albarán de recogida (incluso tenemos lector de microchip, para comprobar su número, que es el dato más importante que vincula a la mascota con su propietario).

De esta manera, y con todos estos datos, no podemos cometer ningún error.

También puede solicitar que durante la recogida, se introduzca junto a la mascota, una piedra de cerámica numerada individualmente, la cual acompaña al animal durante todo el proceso, incluso en la cremación, y se devuelve al cliente junto a las cenizas.

La numeración de la piedra, también figurará en el Certificado Oficial de Cremación.

Este servicio sólo se aplica si se solicita previamente.

La cantidad y peso de las cenizas, no conlleva una lógica exacta, puesto que va en función del tamaño de los huesos del animal, los cuales varían en función del peso, salud, edad, etc. Para poder realizar un cálculo aproximado, una mascota genera entre un 3 y un 7% de cenizas, respecto de su peso habitual.

Admitimos todo tipo de mascotas; perros, gatos, hurones, loros, chinchillas, conejos…también disponemos de autorización para incinerar animales provenientes de zoos y circos.

Pueden guardarse en la urna que entregamos, colocándola en un lugar visible del hogar, también puede solicitar otra urna del catálogo (urna-marco, figura de cerámica o tipo bronce, de madera, etc.) o esparcir dichas cenizas en espacios donde disfrutaba el animal (en el monte, en un parque…) y tienen un recuerdo especial para sus propietarios.

También sirven como abono o la posibilidad de enterrarlas en su terreno.

Si fallece de madrugada, puede avisarnos mediante un correo electrónico: lamoradadenoe@gmail.com, SMS, WhatsApp 630837113, dejándonos sus datos y nosotros nos ponemos en contacto con usted a primera hora de la mañana.

Si fallece en festivo o fin de semana, realizamos la recogida igualmente, con un incremento mínimo añadido al precio de la incineración.

Por motivos medioambientales, no podemos introducir todo tipo de objetos en el horno-incinerador. Puede consultárnoslo previamente. En el caso de que quiera acompañar hasta su cremación con algún objeto especial (mantita, juguete, collar, etc.) si dicho artículo no es posible introducirlo en el horno, deberá solicitarnos su devolución o en caso contrario, lo entregamos a una protectora para su reutilización.

Poder expresar y sentir la tristeza por la muerte de un ser querido es el mejor camino para empezar a curar la herida causada por su perdida, que ni se puede, ni se debe olvidar.

Socialmente, tenemos la costumbre de ocultar los sentimientos y nos orientan desde muy pequeños para quitarle importancia y olvidar.

Debemos concienciarnos para poder sobreponernos a las dificultades que la vida nos plantea, la cual nos enseña que todo en ella es una transformación natural.

Por muy bien que tratemos a nuestra mascota, sabemos que casi con total probabilidad, fallecerá antes que nosotros. Ver fallecer a tu mascota es doloroso, y ninguna mascota reemplaza a otra, pero nos enseña a superar el dolor y ver la vida con una perspectiva distinta.

Puede sonar duro, pero quien ha vivido el fallecimiento de su mascota, vive de distinta manera el fallecimiento de una persona cercana y querida.

Tener una mascota nos enseña muchas cosas de la vida (afecto, cariño incondicional, responsabilidad, alegría, propiedades antidepresivas, etc.) pero también de la muerte.

El hecho de participar en este apartado, también sirve para que otras personas, que vayan a pasar por la misma situación, tengan un apoyo firme con vuestra aportación.

Es una garantía que indica que durante todo el proceso (recogida, transporte, custodia e incineración? Se ha realizado por una empresa gestora autorizada por el Gobierno de Aragón, poniendo a disposición de quien lo solicite, nuestros certificados.

Es probable que, si la mascota ha fallecido en casa, tengáis que presentar este certificado a vuestro Veterinario habitual, para darle de baja en el RIACA, aunque lo normal, es que con una llamada de teléfono, o correo electrónico, os eviten el tener que desplazaros físicamente hasta la consulta.

De cualquier manera, es obligación del propietario notificar su defunción al Veterinario.